TRUCOS PARA TEJER TRABAJOS DE GANCHILLO Y AMIGURUMIS

Hace unos tres años comencé en el maravilloso mundo del ganchillo y desde entonces no lo he dejado 🙂 ¿Qué tendrá esta técnica que tanto gusta?
Por mi parte tengo que decir que a mí lo que más me gusta de tejer, es disfrutar de la parte creativa que conlleva la búsqueda de un proyecto, la inspiración, plasmar en un boceto la idea y a partir de ahí, experimentar creando el patrón y probar distintos puntos.
Muchas veces también me gusta simplemente disfrutar con patrones de compis tejedoras, aprender de nuevas técnicas y disfrutar de sus creaciones tan maravillosas. Y por supuesto, otra de las cosas que más me gusta de hacer ganchillo, es lo mucho que me relaja cuando lo hago en plan manta, sofá y peli 😛

Reconozco que los inicios no fueron fáciles y se me resistía un poquito, pero echo la vista atrás y me encanta ver esa evolución que he tenido y que seguiré teniendo, porque esto es un aprendizaje continuo 😀
El caso es que empecé con un ganchillo de 3 mm. y un ovillo gris que mi madre y mi abuela me enviaron a Tenerife para que probase la técnica. Lo recuerdo con ilusión como si fuera ayer 🙂
Al principio no tuve muy buenos resultados, pero poco a poco iba practicando cada día, con ellas como referentes y unos días de clases con mi profesora Yolanda, fueron suficientes para alzar el vuelo y mantenerme sin caer en la típica frase ‘esto no es para mí, lo dejo’.
Paciencia, práctica y constancia fueron las palabras clave que  tenía en mi mente en todo momento y que me dieron buenísimos resultados y sigo manteniendo porque ya os digo,  nunca se deja de aprender.

Con todo este rodaje y numerosos trabajos, puedo decir que he aprendido bastante de la técnica de ganchillo y unos cuantos truquitos que me ayudan cada día en los trabajos que voy realizando.
Sé que no son los únicos trucos que existen y que habrá decenas, así que desde mi experiencia y esperando que os ayuden, aquí os enseño los que a mí me funcionan 😉
Y si vosotras tenéis otros ¡no dudéis en compartir! Bienvenidos sean 😀

DSC09006-01

TEJER EN REDONDO SIN QUE QUEDE CON FORMA HEXAGONAL

Al realizar cualquier trabajo circular, cuando se tejen bastantes vueltas, el resultado queremos que nos quede en círculo perfecto, pero acaba siendo hexagonal.
Esto se debe a que en cada fila tejemos los aumentos justo encima de los anteriores y esto hace que la labor coja forma.
Para que no nos pase esto, lo ideal es ir intercalando los aumentos en las vueltas para que no queden en el mismo punto que la vuelta anterior.

En el patrón del cojín de gato que publiqué hace un tiempo, explicaba cómo hacerlo y es de una forma muy sencilla.
Cuando hacemos un trabajo y leemos los patrones, vienen de la siguiente manera:
Vuelta 1. Anillo mágico de 6 Pb
Vuelta 2. Aumento en cada punto
Vuelta 3.  Pp, aumento
Vuelta 4. 2 Pb, aumento
Vuelta 5.  3 Pb, aumento
Vuelta 6.  4 Pb, aumento
Vuelta 7.  5 Pb, aumento
Vuelta 8.  6 Pb, aumento
.
.
.
Y así sucesivamente.
Pues la idea es que en las vueltas pares hagamos los aumentos en distinto lugar. Así puede sonar a un poco lioso, pero os aseguro que no lo es, porque solo haremos el cambio en el inicio y en el final de esas vueltas pares.
¿Cómo? Fijáos en el ejemplo siguiente.

Vuelta 1.  Anillo mágico de 6 Pb
Vuelta 2.  Aumento
Vuelta 3.  Pb, aumento
Vuelta 4.  Pb, aumento, [2 Pb, aumento] x5, Pb 
Vuelta 5.   3 Pb, aumento
Vuelta 6.  2 Pb, aumento, [4 Pb, aumento] x5, 2 Pb
Vuelta 7.   5 Pb, aumento
Vuelta 8.  3 pP, aumento, [6 Pb, aumento] x5, 3 Pb

¿Veis la diferencia? Desde la vuelta cuatro hacemos el cambio. Este primer punto de la vuelta lo dividimos en dos partes. En vez de tejer los 2 pb, hacemos uno al inicio y uno al final. Lo mismo con 4 pb, que haremos 2 al principio y 2 al final o con los 6 pb, que haremos 3 al principio y terminaremos con 3.
Así en las vueltas pares no haremos los aumentos en los mismos puntos que las vueltas impares.
Quizás en algunos trabajos no se note, pero yo esta forma de tejer la tengo como costumbre y la hago en todas las labores.

En estas fotos podréis ver la diferencia 😉 El círculo azul es el que tiene forma más hexagonal.

DSC08855-01

DSC08856-01

 

CÓMO HACER BIEN UN CAMBIO DE COLOR Y NO MORIR EN EL INTENTO 

Creo que este  tema es uno de los más comentados y buscados por todas las ganchilleras  ¿verdad? 🙂
Y no es para menos porque tiene muchísima importancia a la hora de ver el resultado final en un trabajo.
Yo me he frustrado muchas veces por no conseguir los cambios de color perfectos, hasta que viendo fotos y vídeos he conseguido dar con una manera que para mi gusto, queda bastante bien.

No es algo inventado por mí pero tampoco sé de quién es la idea original. Yo he ido cogiendo ideas y cambiando detalles hasta que he dado con la forma en la que me da mejores resultados.
Si alguien sabe de quién es, que me lo diga para nombrarla.

En cuanto al proceso, al principio os puede resultar algo lioso, pero os aseguro que en cuanto hagáis 3 cambios de color os va a salir solo.
Explico el paso a paso:

Cuando queramos cambiar de color, cortamos el hilo con el que estemos tejiendo dejando una hebra no demasiado larga, más o menos como se ve en la foto.

DSC08521-01

DSC08817-01

En la foto he puesto el marcador en el primer punto de la vuelta. Vamos a trabajar entre el último punto de la vuelta anterior y el segundo punto de la siguiente vuelta. Con el marcador puesto resultará más fácil ver por qué puntos paso el hilo 😉

DSC08819-01

Primeramente pasamos el ganchillo en el segundo punto, de detrás hacia delante para coger la hebra que hemos cortado.

DSC08820-01

DSC08821-01

Estiramos un poquito el hilo y vamos con el siguiente paso.

DSC08831-01

Ahora haremos lo mismo pero con el último punto de la vuelta anterior. Pasamos el ganchillo de detrás hacia delante cogiendo esa hebra que hemos dejado en el segundo punto.

DSC08824-01

DSC08834-01

DSC08835-01
Una vez hecho este paso, habremos formado un punto falso que estará encima del primer punto donde tenemos colocado el marcador.

DSC08836-01

Para que no se note demasiado, tiraremos un poquito del hilo hasta que veamos que parece un punto más. No lo dejemos ni muy prieto ni tampoco demasiado suelto.

Ahora es cuando introducimos el siguiente color 😉
Lo haremos por el último punto, pero no contará como punto inicial. Haremos solamente un punto cadena.

DSC08838-01

DSC08839-01

Una vez hecho el punto cadena en el último punto de la vuelta anterior, comenzamos la ronda haciendo un punto bajo sobre el punto falso que hemos creado, cogiendo hebra también del primer punto. Es decir, pasaremos hebra por el punto falso pero también cogeremos hebra del punto que ya estaba formado.

DSC08841-01

DSC08842-01

Colocamos nuestro marcador en este primer punto bajo que hemos hecho y continuamos la ronda.

DSC08843-01

Cuando vayamos a llegar al final, veremos que tenemos la cadeneta hecha en el último punto. Como he dicho antes, esta cadeneta no cuenta y haremos un punto bajo también en ese mismo punto 😉

DSC08844-01

DSC08845-01

Una vez llegados a este punto, continuaremos las siguientes rondas y nos saltaremos el punto cadena sin hacer punto bajo sobre él. Empezaremos la vuelta en el primer punto bajo.
Y si queremos cambiar de color, haremos el mismo proceso 😉

DSC08846-01

DSC08847-01

 

DSC08849-01

 

También se puede hacer el cambio de color de manera más sencilla y que se utiliza bastante. No os descubro nada nuevo, pero os dejo unas fotos que hice hace poquito realizando el cambio de color en un gorro para un amigurumi 😉

DSC08913-01

DSC08914-01

DSC08915-01

DSC08916-01

DSC08917-01

DSC08919-01

DSC08921-01

DSC08920-01

 

CÓMO CERRAR UNA LABOR Y CÓMO CERRAR LAS DISTINTAS PARTES DE UN AMIGURUMI

Esto puede parecer muy obvio y seguramente a muchas os resulte tontería, pero os aseguro que a mi no me quedaban los trabajos igual, hasta que di con estos pequeños detalles, que hicieron que me quedase feliz y contenta con el resultado final 🙂
Estos truquitos os pueden servir a la hora de acabar labores de amigurumis, pero seguro que se puedan aplicar a otros muchos trabajos.

  1. Cerrar una bola o cabeza de amigurumi:
    No sé si os ha ocurrido que al cerrar una pelota o cabeza de amigurumi, al terminar hacéis las seis últimas disminuciones y sobresalen los últimos puntos por fuera del cierre, quedando un ‘piquito’ por fuera, y por lo tanto no queda un cierre bonito.
    La solución que busqué a esto, es no hacer todas las disminuciones de la última vuelta. En vez de tejer las 6 últimas disminuciones hago 5 e incluso 4 o menos, según qué trabajo sea. Pero ¿cómo lo cierro después? Dejo hebra un poquito larga, la corto y coso solamente por la hebra de dentro de la vuelta anterior, frunciendo un poquito sin estirar demasiado, como se ve en las siguientes fotos.

DSC08887-01

DSC08891-01

DSC08893-01

DSC08894-01

DSC08895-01

DSC08896-01

DSC08897-01

DSC08898-01

 

  1. Cerrar brazos, piernas u otras partes de amigurumis:
    Cuando se tejen estas partes de los amigurumis, al terminarlas se pueden dejar abiertas y unirlas al cuerpo, o se pueden cerrar cosiéndolas y luego unirlas al cuerpo.
    Yo prefiero la segunda opción y es que me resulta mucho más cómodo. La manera en que lo hago es muy facilita 😉
    Otra cosa que además hago es rellenar muy poquito el final de los brazos y piernas para que no queden muy rígidas y tengan más movilidad.

Os explico de manera detallada con las siguientes fotos 😉

DSC08899-01

DSC08900-01

Una vez hemos cortado hilo para coser, pasamos el hilo por el siguiente punto.

DSC08901-01

Una vez tenemos el hilo por dentro, volvemos a pasar el hilo por ese mismo punto pero solamente por la hebra de dentro, como se puede apreciar en la foto.

DSC08903-01

Y hacemos unión de las dos partes por las hebras de dentro en cada punto.

DSC08904-01

DSC08906-01

Una vez cerremos todo, nos quedará así, y ya solo queda colocarlo en nuestro amigurumi y coser.

DSC08907-01

DSC08909-01

DSC08912-01

 

  1. Cerrar partes redondas:
    Cuando tejemos una labor con forma redonda y lo hacemos en espiral, al terminar la vuelta no queda a la misma altura, por lo que el final es un poquito más alto que el principio. Cuando hacemos por ejemplo mejillas u hocicos y queremos coserlos, se nota bastante este detalle.
    ¿Cómo podemos disimularlo? De esta manera es como yo lo hago. También puede servir para otros trabajos como monederos, alfombras, bolsos etc.

DSC08861-01

DSC08864-01

DSC08874-01

Pasamos hilo por el primer punto de delante hacia la parte de atrás.

DSC08875-01

Lo tensamos un poquito sin apretar demasiado.

DSC08877-01

Y ahora pasamos el hilo por el último punto de detrás hacia delante

DSC08879-01

Para que nos quede bien tenemos que dejarlo flojo sin tensarlo demasiado. Podemos pasar el hilo por el siguiente punto para comenzar a coser y ya lo tenemos listo.

DSC08880-01

DSC08883-01

Otra de las cosas a tener en cuenta, es la cantidad de hilo que tenemos que calcular para coser las distintas partes de nuestro amigurumi. Yo muchas veces me he quedado corta y otras veces me ha sobrado muchísimo, y da un poquito de rabia.
Una manera de calcular la cantidad de hilo que vamos a necesitar y que es bastante aproximada, aunque a veces me suele sobrar un poquito, es la siguiente: pasar el hilo tres vueltas o dos y media sobre su circunferencia, según lo que vayas a coser. A mí me funciona y la utilizo para todo 😉

DSC08869-01

 

  1. Unión de brazos al cuerpo en amigurumis:
    A veces cuando tejemos amigurumis, la unión de las distintas al cuerpo puede resultar un tanto tediosa porque coses un brazo pero el otro no te queda igual y tienes que descoser y volver a empezar.
    Una solución a esto es primeramente tejer los brazos del amigurumi  y cuando hagamos la parte del cuerpo, unir y coser los brazos unas tres filas antes de cerrar el cuerpo. Esto se podrá hacer con algunos de los amigurumis y no con todos pero es una forma de ahorrarnos algo de tiempo y sobre todo de ver un resultado bonito.

 

¿QUÉ GANCHILLO UTILIZO?

Todo dependerá de la labor que vayamos a hacer y las recomendaciones que nos den para tejer ese trabajo.
Además de esas recomendaciones, lo ideal creo que es observar cómo tejemos, y por tanto ver el resultado de nuestros trabajos. Si tiendes a tejer flojito, con ganchillo de menor número te irá bien o al revés, si tiendes a apretar, para que no te quede la labor demasiado rígida, con un ganchillo de número mayor.
¿Lo mejor? probar y practicar. No siempre tejemos igual y a veces hay que tener paciencia hasta dar con el ganchillo adecuado.
Yo por lo general uso el ganchillo de 2.75 mm. de Clover. Me va fenomenal ya que tiendo a hacerlo flojito, aunque en mis inicios apretaba demasiado y tenía que utilizar ganchillos de mayor medida.

Aquí os dejo los que yo normalmente utilizo 😉 Me falta uno que quiero probar sí o sí, y que espero tenerlo pronto en mi kit de ganchillos. Es el ergonómico de Prym 😀 Todavía tengo que decidir de qué medida porque hay mucha variedad.

DSC08987-01.jpeg

En cuanto a este tema de ganchillo e hilos que he utilizado en distintos trabajos, hablaré detenidamente  pronto en otro post.

Espero que os sirvan de ayuda estos truquitos y si os surgen dudas, decidme que estaré encantada de responder 🙂
Si veis algún fallo o error os agradezco que me lo comuniquéis 🙂

¡Un beso enorme chicas!

Firma 2

Anuncios

Un comentario sobre “TRUCOS PARA TEJER TRABAJOS DE GANCHILLO Y AMIGURUMIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s